El origen del olivo

El origen del olivo
El origen del olivo se pierde en la noche del tiempo, coincidiendo con la expansión de las civilizaciones mediterráneas que durante siglos gobernaron el destino de la humanidad y dejaron su marca en la cultura occidental.

El olivo tal como lo conocemos (Olea Europea I) pertenece al género Olea, de la familia Oleaceae. Es un árbol de copa ancha y hoja perenne que puede vivir varios siglos gracias a la particularidad que tienen las yemas temporales de su bajo-tronco para emitir raíces y brotes, y a una propagación de lo más variada que incluye reproducción (carozo) y multiplicación (injerto, esqueje semileñoso o herbáceo, óvulos, estacas, brotes de pie y micro-propagación).

Se han encontrado fósiles de hojas de olivo en depósitos del plioceno de Mongardino, Italia; en estratos rocosos del período Paleolítico Superior del Norte de África y en excavaciones de la Era de Bronce en España. La existencia del olivo se remonta a 12000 años antes de Cristo.

Según la mitología griega, el olivo surge como resultado de una competencia entre Atenea, la diosa de la sabiduría, y Poseidón, el dios de los mares, en el que el ganador se convertiría en protector de una nueva ciudad de Attica. La ciudad sería llamada en honor al dios que le diera a los ciudadanos el regalo más precioso. Poseidón quebró una piedra con su tridente y, junto con el agua que salía de la roca, emergió un caballo.
 
Luego, Atenea hundió su lanza en la roca y el primer olivo apareció en las puertas de la Acrópolis. Considerando su regalo más valioso, los ciudadanos de la nueva ciudad declararon a Atenea ganadora y a ellos Atenienses de por vida. Hasta el día de hoy, existe un olivo donde este hecho ocurrió. También se cree que los dioses griegos nacieron bajo las ramas de un olivo.

Las primeras olimpíadas fueron celebradas en el año 776 AC. El olivo jugó un rol crucial en este evento. La primera antorcha olímpica fue una rama de olivo en llamas. Los ganadores olímpicos recibían como premio una corona hecha de ramas de olivo. Estas ramas de olivo simbolizaban la paz y la tregua de cualquier tipo de hostilidad. El aceite de oliva también era entregado como premio a los ganadores de los Juegos Panatenaicos. La rama del olivo aún hoy es vista como un símbolo de paz y amistad.

Las aceitunas y el aceite de oliva también tienen un significado especial para el Cristianismo. En el Libro del Génesis, una paloma entregó una rama de olivo a Noé, señalando el final del diluvio y las inundaciones. Noé reconoció este gesto como una señal de la paz que vendría. En el Libro del Éxodo, Dios le dice a Moisés cómo preparar un aceite de oliva y especias para ungir a su pueblo. En la Antigua Grecia también usaban aceite de oliva para ungir a sus reyes y sacerdotes durante las ceremonias de consagración.

El olivo salvaje es originario del Asia Menor, donde es extremadamente abundante y crece en bosques frondosos. Aparentemente se expandió de Siria a Grecia por Anatolia (De Candolle, 1883), aunque otras hipótesis indican a Egipto, Etiopía y algunas áreas de Europa como su lugar de origen.
Las poblaciones de Asiria y Babilonia fueron las únicas civilizaciones de la antigüedad de la zona que no tuvieron relación con el olivo.

Caruso creía que la Olea Europea, la especie de olivo domesticado, era originario de la cuenca mediterránea, y considera que Asia Menor fue el lugar de origen del cultivo de olivo alrededor de 6000 años atrás. Otros autores como Díaz, Lovera y Lovillo piensan que la especie tiene un origen híbrido; es decir, que surge por cruzamiento de varias especies próximas a él.

Considerando que el lugar de origen del olivo se extendía desde el sur del Cáucaso hasta Irán y las costas mediterráneas del Siria y Palestina, su cultivo se desarrolló en forma considerable en estas últimas regiones. Desde allí, se expandió hacia Chipre y Anatolia, o desde la isla de Creta hacia Egipto.

En el siglo 16 AC, los Fenicios comenzaron a diseminar el cultivo del olivo en las islas griegas, y luego lo introdujeron al territorio griego entre los siglos 14 y 12 AC, donde su cultivo creció y ganó importancia en el siglo 4 AC, cuando Solon emitió decretos regulando las plantaciones de olivos.

Desde el siglo 6 AC en adelante, el olivo se diseminó a través de los países mediterráneos llegando a Tripoli, Túnez y la isla de Sicilia. Luego, ingresó en el sur de Italia. Presto, sin embargo, sostiene que la introducción del olivo en Italia se remonta a 300 antes de la caída de Troya (1200 AC). Otro estudioso romano (Penestrello) defiende la visión tradicional que el primer olivo fue traído a Italia durante el reinado de Lucius Tarquinius Priscus (616 - 578 AC), posiblemente desde Tripoli o Gabes (Túnez).
 
El cultivo siguió su caminó de sur a norte, desde Calabria a Liguria. Cuando los romanos llegaron a África del Norte, los bárbaros ya sabían cómo injertar aceitunas salvajes y habían desarrollado su cultivo en los territorios que ocupaban.

Los romanos continuaron la expansión del olivo hacia los países que bordeaban el Mediterráneo, usándolo como un arma pacífica para que la gente se afincara en los territorios conquistados.

Fue introducido en Marsella, Francia, alrededor del 600 AC y, desde allí, diseminado hacia todo el territorio galo. El olivo hizo su aparición en Cerdeña durante los tiempos romanos, mientras que se dice que fue llevado a Córcega luego de la caída del Imperio Romano.

El cultivo del olivo fue introducido en España durante la dominación marítima de los Fenicios (1050 AC), pero no se desarrolló en extensiones notorias sino hasta la llegada de Scipio (212 AC) y el poder de Roma (45 BC). Luego de la tercera Guerra Púnica, los olivos ocupaban una gran franja del valle de Baetica y se extendía hacia el centro y las costas del Mediterráneo de la Península Ibérica, incluyendo Portugal.
 
Los árabes introdujeron sus propias variedades de olivo en el sur de España, e influenciaron tanto la ampliación del cultivo que los vocablos españoles aceituna y aceite, y los vocablos portugueses “azeitona” y “azeite” tienen raíces árabes.

Con el descubrimiento de América (1492), el cultivo del olivo se extendió más allá de los confines del Mediterráneo. Los primeros olivos fueron llevados desde Sevilla a las Indias Occidentales, y luego al Continente Americano.

Hacia 1560, se cultivaban olivos en México, y luego en Perú, California, Chile y Argentina, donde una de las plantas introducida durante la conquista –el viejo olivo Arauco- todavía vive. Su existencia se limita a una franja que abarca los paralelos 30 a 45 en ambos hemisferios.

En tiempos más modernos, el olivo ha continuado extendiéndose más allá del Mediterráneo. Hoy también es cultivado en lugares tan distantes de sus orígenes como África del Sur, Australia, Japón y China.

suscribite a nuestro newsletter

Coloca tu correo electrónico!

MostrarEscribe tu correo electrónico!!

Olvidé mi contraseña

MostrarMensaje de error!

CONDICIONES DE ACCESO Y VISITA

Todos los contenidos, entendiéndose por tales, entre otros, los textos, gráficos, logos, íconos, imágenes, archivos de cualquier tipo y software, en adelante, los “CONTENIDOS", publicados en www.mondoliva.com (en adelante, MONDOLIVA) son de propiedad exclusiva de Alfredo Gabriel Tanús y/o de terceras personas que han cedido sus derechos de autor y/o autorizado su publicación y/o utilización, y están protegidos por las leyes de Propiedad Intelectual.

La publicación de CONTENIDOS generados por terceros es y será debidamente atribuida a quienes dicen ser sus autores, los que serán únicos responsables de su contenido.

Los CONTENIDOS pueden ser empleados sólo como fuente de información. Cualquier otra actividad, incluyendo la reproducción, modificación, cesión, comunicación pública, distribución y/o transmisión, total o parcial, sin contar con nuestra previa autorización está estrictamente prohibida.

En caso de querer utilizar material de MONDOLIVA en una forma distinta a la consistente en el acceso a su contenido a través del uso de un web browser, deberá solicitarnos la correspondiente autorización, enviando un mensaje a la siguiente dirección de correo electrónico: info@mondoliva.com

Nos reservamos el derecho a modificar unilateralmente, en cualquier momento y sin aviso previo, el contenido, presentación y configuración de MONDOLIVA, así como las condiciones requeridas para el acceso y/o visita del mismo.

LINKS

MONDOLIVA contiene links a otros sitios de Internet. Por favor le pedimos que tenga en cuenta que MONDOLIVA no es responsable por los usos y costumbres en materia de privacidad de dichos sitios. Le aconsejamos que lea los avisos legales, o cualquier información disponible sobre privacidad, de cada sitio que le solicita Información Personal. Este Aviso Legal únicamente es válido para la información recogida en este sitio de Internet.

Aquellas personas que se propongan establecer un link entre su página web y cualesquiera de las páginas web de MONDOLIVA (en adelante, el "LINK") deberán cumplir las siguientes condiciones: (1) el LINK únicamente permitirá el acceso la página principal de MONDOLIVA accesible a través de la dirección electrónica. http://www.mondoliva.com, (2) no se creará un browser, frame o border environment sobre las páginas web de MONDOLIVA; (3) no se realizarán manifestaciones o indicaciones falsas, inexactas o incorrectas sobre las páginas web de MONDOLIVA y, en particular, no se declarará ni dará a entender que MONDOLIVA ha autorizado el LINK o que ha supervisado o asumido de cualquier forma los CONTENIDOS o servicios ofrecidos o puestos a disposición de la página web en la que se establezca el LINK; (4) excepción hecha de aquellos signos que formen parte del mismo LINK, la página web en la que se establezca el LINK no contendrá ninguna marca, nombre comercial, rótulo de establecimiento, denominación, logotipo, eslogan u otros signos distintivos pertenecientes a Alfredo Gabriel Tanús y/o MONDOLIVA y/o terceros cuyas marcas, nombre comercial, rótulo de establecimiento, denominación, logotipo, eslogan y otro signo distintivo sean utilizados en MONDOLIVA; (5) la página web en la que se establezca el LINK no contendrá informaciones o CONTENIDOS ilícitos, contrarios a la moral y buenas costumbres generalmente aceptadas y al orden público, así como tampoco contendrá CONTENIDOS que violen cualesquiera derechos de terceros; (6) En ningún caso el establecimiento de LINKS hacia MONDOLIVA implicará la existencia de relaciones entre ambos websites, ni nuestra aceptación y/o aprobación de los CONTENIDOS o servicios ofrecidos y/o puestos a disposición del público.



USO DE LA INFORMACION

En algunas ocasiones, como por ejemplo cuando Usted hace un pedido, se suscribe a nuestra newsletter, se registra para recibir información sobre alguna de nuestras actividades o participa de promociones, encuestas y concursos, podremos solicitarle información personal como su nombre, dirección de facturación y envío, número de teléfono, fecha de nacimiento, dirección de correo electrónico, número de documento, información sobre su tarjeta de crédito, etc.

Asimismo, mientras visite nuestro sitio web podremos tomar nota de su dirección IP para analizar tendencias e intereses de los clientes, así como para administrar el sitio web, registrar sus movimientos dentro del mismo y reunir información demográfica para nuestro uso. Las direcciones IP nunca estarán vinculadas a sus datos personales.

MONDOLIVA utiliza la Información Personal que Usted proporciona para analizar tendencias y estadísticas, hacer seguimiento del histórico de pedidos y estado de los mismos, confirmar los pedidos, administrar los servicios de suscripción y enviarle información sobre nuevos productos, servicios, ofertas e información sobre MONDOLIVA.

En todos los casos descriptos anteriormente, Usted puede decidir darnos o no dicha información.

Si Usted decidiera no proporcionarnos la información, nosotros no podremos procesar su pedido, suscribirlo a nuestra newsletter o mostrarle determinados contenidos de nuestro website.

Para el caso que decida proporcionarnos sus datos personales, le recomendamos que lea nuestra Política de Privacidad.



POLITICA DE PRIVACIDAD

MONDOLIVA respeta la privacidad de las personas y le provee un adecuado tratamiento y protección a sus datos personales.

Al enviarnos una consulta, requerir nuestros servicios o suscribirse a nuestro newsletter, usted nos comunicará sus datos personales. Al hacerlo, se entenderá que usted presta expreso consentimiento tanto con la incorporación de sus datos personales en nuestra base de datos como con su posterior tratamiento. Dicha aceptación tiene carácter revocable, sin efectos retroactivos.

MONDOLIVA incorporará sus datos personales en una base de datos off-line de visitantes y/o clientes de MONDOLIVA, de propiedad de Alfredo Gabriel Tanús, denominada “Base Mondoliva”, registrada en la Dirección Nacional de Protección de Datos Personales.





La finalidad de la creación y mantenimiento de la “Base Mondoliva” es la de permitir que podamos responder sus consultas, atender sus inquietudes, proveerle nuestros servicios y/o comunicarnos con Ud. para enviarle noticias o información relacionada con la temática de este website o nuestros servicios.

No cedemos a terceros ningún dato personal incorporado en la “Base Mondoliva”. De ser necesario, y salvo obligación legal, requeriremos su consentimiento previo, expreso e informado.

Usted tendrá siempre el control sobre sus datos personales, pudiendo ejercer en todo momento los derechos de acceso, actualización, rectificación, cancelación y/o supresión reconocidos por la Ley 25.326. Asimismo, podrá optar por dejar de recibir comunicaciones de MONDOLIVA.

Para cambiar su información o finalizar su suscripción, deberá enviar un correo electrónico a info@mondoliva.com, o comunicarse telefónicamente con nosotros al +54-9-11-4445-8956..

Para cualquier consulta relacionada con nuestra política de privacidad, o para ejercer alguno de los derechos que la Ley le reconoce, comuníquese con nosotros a través de este website, envíe un mensaje de correo electrónico a info@mondoliva.com o comuníquese telefónicamente con nosotros al +54-9-11-4445-8956.

Si decidiéramos realizar cambios materiales a nuestra política de privacidad, ya sea en alguna parte o en su totalidad, MONDOLIVA le informará sobre dichos cambios mediante un aviso en el sitio. Dichos cambios entrarán en vigencia en la misma fecha en que se publique dicho aviso. La nueva política será de aplicación para los usuarios activos a esa fecha, más los nuevos usuarios que se registren a partir de dicha fecha, y reemplazará cualquier política anteriores que sea inconsistente.

Esta política de privacidad está vigente desde el 1 de Enero de 2007.

Si no recordás tu contraseña, ingresá la dirección de correo electrónico en la que recibís nuestra newsletter y nosotros te enviaremos un correo electrónico con tu contraseña.

Mensaje de error!

Volver al ingreso

Cerrar